Niños más caravana, ¿buena opción?

Un viaje en motorhome con niños puede ser una experiencia familiar fantástica, pero hay que pensar y adaptar bien la experiencia. Las complicaciones surgen cuando se plante el dónde y el cómo ir con los más pequeños, pensar en que no se aburran, que sea un lugar seguro para ellos. Hay que prever, como en cualquier viaje que se realiza con la familia, todas las características y particularidades que tiene, tanto tu motorhome como el itinerario que se va a seguir.

A los niños, viajar les aporta muchos beneficios. Disfrutan de buenos momentos en familia y desarrollan un pensamiento más reflexivo y creativo. Asimismo, adquieren de manera social y emocional nuevos valores y habilidades. Viajar en motorhome les ayuda a salir de su rutina diaria con una experiencia de libertad muy enriquecedora. Además, les permite disfrutar del camino que es en sí mismo una parte del viaje. Los niños van más cómodos y tienen más espacio. Vamos a ver una serie de consejos para emprender la aventura con los más pequeños:

  1. La simplicidad es esencial

Normalmente optamos por elegir motorhomes con los mayores y mejores accesorios posibles dentro del precio que se busca, sin embargo, cuando se viaja con niños hay que decantarse por la vía más minimalista, siempre teniendo en cuenta el tipo de furgoneta y el espacio del que se dispone, para así permitir que los más pequeños conecten de una mejor forma con los estímulos que le proporciona el entorno por el que se mueven durante el viaje. Para conseguir esto es importante prescindir de las cosas innecesarias y permitir que haya una conexión con la naturaleza. Hay que tener previsto también que se van a ensuciar con más frecuencia, así que conviene llevar mucha ropa de recambios y prendas de abrigo.

Mejor opción: siempre con cocina

Otro de los puntos importantes en este tipo de rutas, y especialmente si hay niños incluidos, es cómo gestionar las comidas, es por eso que es útil elaborar un pequeño planning de comidas. La cocina de una motorhome no deja de ser de tamaño reducido, así que para sacarle un mayor partido es conveniente servirse de recetas rápidas y saludables que no requieran demasiada elaboración, como pueden ser ensaladas de pasta o legumbres, arroces sencillos, etc. Otra opción es utilizar tuppers o fiambreras, y sin lugar a dudas, si se puede, gozar de la gastronomía del lugar que se está recorriendo.

Momentos de diversión para ellos

El hecho de “conducir tu casa” hace que se puedan realizar paradas en muchos lugares y disfrutar de más espacios. En este tipo de viajes, la mejor forma de que se conviertan en una buena experiencia es adoptando una actitud relajada, realizando las paradas oportunas y dejando así que los niños gocen de cada lugar mientras juegan. Es recomendable llevar material de juego como pelotas, raquetas o juegos de mesa, con el fin de que se mantengan alejados de las pantallas.

Siguiendo estos consejos podemos evitar algunos inconvenientes en el viaje. En general, es una experiencia maravillosa para compartir con los más pequeños, es genial despertarlos en destino y que puedan ver un nuevo lugar, como si se llegara en un abrir y cerrar de ojos. Sobre todo, al llegar a un bonito paraje natural, ¡saldrán ansiosos de correr y descubrir!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: