Guía de buenas prácticas para mantener tu motorhome

Cada año, especialmente en verano, más de 30.000 motorhomes en España toman las carreteras para poner en práctica una manera divertida y original de viajar. Si eres el orgulloso dueño de una motorhome por primera vez, quizá necesites ciertos consejos de uso, limpieza y mantenimiento de tus equipos que puedan ayudarte a que se mantenga en buen estado durante más tiempo.

Ahora que es invierno, viajar en motorhome suele ser más complicada, ya que no hay tantos días libres y las vacaciones están por llegar. Por eso es importante conservar el vehículo de manera adecuada. Da igual la marca, si es nueva o de segunda mano, todas necesitan encontrarse en perfectas condiciones para volver a utilizarlas de nuevo. Por eso vamos a ver una serie de consejos a tener en cuenta:

  • Humedad: la humedad puede resultar muy perjudicial, por eso es más que recomendable instalar un deshumidificador en el interior y abrir los aireadores para que el aire circule. La humedad también puede dañar la ropa de cama, así que guarda los colchones y las mantas en un lugar seco.
  • Limpieza: para la limpieza de tu motorhome es imprescindible contar con productos no abrasivos y respetuosos con el entorno. No hay que olvidar que tu equipo se compone de materiales como metacrilato, aluminio o PVC, por lo que no conviene que utilices productos multiusos. Para el exterior será suficiente emplear agua y jabón y un cepillo de púas suaves que no raye la carrocería.

Las ventanas y las claraboyas deben limpiarse con jabones neutros y agua en abundancia. En el husillo debe aplicarse de manera uniforme grasa para que no se embote. Una vez que tu motorhome esté estacionada para un largo periodo de tiempo, ventila todos los armarios. También es conveniente abrir y limpiar la nevera, así evitarás malos olores cuando vuelvas a ponerla en funcionamiento.

  • Estacionamiento: dependiendo de lugar donde se aparque, habrá que prestar más o menos atención. Si se aparca al aire libre y el clima al que se enfrenta el vehículo es frío, no olvides vaciar todos los depósitos de agua. Es muy probable que esta se congele y logre agrietar o romper las tuberías, grifos o dañar la bomba de agua. Intenta también no estacionarla muy cerca de otros vehículos y de las paredes, así habrá mejor ventilación.
  • Neumáticos: existen cuñas para los neumáticos especialmente diseñadas para el almacenamiento de invierno, lo que evitará que el neumático se deforme por permanecer demasiado tiempo parado en la misma zona. Inflar tus neumáticos antes del invierno a la presión máxima puede limitar el fenómeno de la deformación. Para aligerar la carga también se aconseja instalar un accesorio hidráulico en diferentes puntos de anclaje. Al estacionar, acuérdate de hacerlo con las ruedas rectas, para no perjudicar el sistema de dirección. Por último, puedes proteger tus llantas de los fenómenos atmosféricos cubriéndolas con bolsas o láminas de plástico.
  • Cabezal de enganche: cúbrelo con una funda especial o con una lona. La finalidad de hacer esto es evitar la oxidación, no olvides dejar un hueco por la parte inferior para que siempre se mantenga seco.
  • Revisión: en el momento en el que vayas a dejar de usar tu motorhome por un tiempo, haz una revisión general de todo. Esto es, corta el gas, la luz y no dejes comida en el interior del frigorífico. Además, si puedes, acércate de vez en cuando para asegurarte de que todo esté bien.
  • Conserva la batería: si la batería de tu motorhome no se utiliza en invierno, se descarga aproximadamente un 3% por mes. Para evitar esto, recarga bien las pilas, colócalas en un sitio cálido y pruébalas regularmente.
  • Frenos: para conservarlos, no uses el freno de mano, pues se podría estropear con la humedad, estaciona tu motorhome con la primera marcha engranada y coloca cuñas en los neumáticos.
  • Protege la carrocería: para ello se recomienda cubrir el vehículo con una funda y estacionar en llano para evitar el estancamiento de agua. Además, evitamos peligros y suciedad si la dejamos aparcada lejos de los árboles.
  • Mantener el motor: arranca el vehículo si es posible una o dos veces al mes. esto provocará que circule el aceite en el motor y protegerá las partes mecánicas del frío y la humedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: