Cómo enfrentar las humedades en tu MotorHome

Las humedades son uno de los grandes peligros que enfrenta tu MotorHome, pues tienen la particularidad de no hacer un daño visible a tu vehículo hasta el momento en que las afectaciones son realmente graves, muchas veces irreversibles. Por esta razón, es muy importante realizar una revisión cada año por parte de personal cualificado para prevenir futuros disgustos, así como tomar medidas durante el uso cotidiano de nuestra caravana para ayudar a que no surjan estas averías. En este post te mostraremos cómo detectar humedades en tu caravana y también te ofreceremos algunos consejos para que puedas evitarlas cada día.

Revisión de humedades en tu MotorHome

Superficie interior 

En primer lugar, debemos de repasar los perfiles interiores, las claraboyas, puertas y ventanas, pues éstas son las zonas más propensas a acumular humedades. Para hacerlo, se necesitan herramientas de uso profesional como higrómetros y cámaras termografícas, las cuales detectan con gran precisión las entradas de agua.

Puente de humedades

Si después de revisar toda la superficie interior no se encontraron anomalías, es recomendable recurrir al puente de humedades para estar completamente seguros de que nuestro vehículo se encuentra libre de riesgos. Consiste en un túnel donde se introduce nuestra caravana durante 20 minutos para someterlo a una niebla de agua. Si la fina película no consigue entrar por ninguna abertura pequeña, estamos libres de todo riesgo.

Consejos para evitar las humedades en tu MotorHome

Puesto que la revisión de humedades en nuestras autocaravanas se realiza anualmente, día a día debemos de cerciorarnos de tomar las medidas necesarias para evitar peligros potenciales para ella. 

• Los diferentes componentes internos de nuestra MotorHome suelen ser de madera, un material que absorbe muy fácilmente el agua y los líquidos en general; terminará por pudrirse si no comprobamos el estado de los selladores exteriores. Estas estructuras no deben de estar cuarteadas, rotas o endurecidas. En estos casos, lo recomendable es sustituirlas cuanto antes.

• Una buena estrategia para cuidar de las humedades a nuestro vehículo es calzarlo, en la medida de lo posible, de manera que consigamos una inclinación que imposibilite el estancamiento. Los techos de las caravanas muchas veces tienen un diseño plano donde se acumulan las aguas y pueden llegar a filtrarse por las claraboyas o perfiles con el paso del tiempo.

• Airear el interior de tu MotorHome también ayudará a prevenir averías. Te recomendamos utilizar deshumidificadores de manera ocasional y abrir puertas y ventanas siempre que sea posible, sobre todo en las zonas del baño y la cocina.

• Cuando derrames líquidos en el interior de tu MotorHome, intenta limpiarlo tan pronto como sea posible y remplaza cualquier material que no pueda secarse fácilmente.

• Cuando estaciones la caravana por un período relativamente prolongado de tiempo, deja la nevera limpia y con las puertas bien abiertas

• Deja la ropa de cama, colchones y todo el mobiliario que te sea posible tomando sol siempre que puedas, sobre todo después de largos períodos de estacionamiento y/o desuso de la caravana.

• Evita el moho a toda costa, no dejes jamás pilar abiertas demasiado tiempo y seca siempre el excedente de agua que pueda acumularse en fregaderos y duchas.

• Guarda bien tu caravana durante época de lluvia (cuando no la estés utilizando), mientras menos exposición tenga a climas extremos más prolongado será el tiempo en el que necesitará un mantenimiento completo, humedades incluidas.

No postergues nunca la revisión de humedades de tu MotorHome. A veces, pensamos que no tenemos un problema con ellas en nuestro vehículo y, sin embargo, estamos a punto de comenzar lo que será una larga lucha por eliminar la humedad.

Peor aún será que pases por alto señales como moho u olor a humedad y continúes usando tu caravana sin considerar una revisión por parte de profesionales. A la larga, terminarás empleando más presupuesto del que tenías estimado en solucionar un problema que habrías podido evitar con antelación. Por último, recuerda que las humedades no afectan solamente a tu vehículo, también causan un daño bastante severo en la salud de los que lo habitan, provocándose alergias, dolores de cabeza y otrospadecimientos cuyos síntomas podrían arruinar lo que sería una increíble ruta para unas vacaciones en carretera con toda la familia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: